Fuiste mi mano fuerte... Sabías llevarme... Sólo tenía que dejarme... Fue fácil quererte. Tú fuiste mi único amor... Mi amante secreto... Mi amor a los cuatro vientos, Cuando venías… mis ojos relucían Mi corazón se aceleraba, Mi cuerpo ardía de pasión, Cuando me mirabas… Me domabas… me aplacabas… Me entendías… éramos cómplices, Nos reíamos con placer incontrolado. Cuando me tomabas en tus brazos Me encontraba en una nube De la que no quería salir, Cuando tu lengua se enredaba con la mía… Recorría todo mi cuerpo, Te parabas en mis pezones Grandes… duros que te gustaba Mordisquearlos… chuparlos… Bajabas a tu escondite favorito Lamías… chupabas… tragabas El elixir de mi cuerpo que ardía… Que se retorcía de placer, Esperando ser penetrada por tu daga Grande… fastuosa… hermosa... Donde todas las venas estaban potentes Por querer quedar tranquilas, Yo... me ponía en mi caballo favorito, Cabalgaba poco a poco, Acelerando el ritmo a medida que Mi corazón latía apresuradamente, Luego éramos dos desbocados, El caballo sudaba a raudales, Yo... estaba en el éxtasis más brutal, Llegábamos al volcán y la lava… Se desbordaba en su totalidad, Estábamos exhaustos de tanto placer, Placer que aprovechábamos Cada vez que podíamos. Cuando estábamos juntos Era… alcanzar el cielo entero Y ese cielo… eras tú. Hoy día... te extraño. Desde aquel día que llegué Y ... no me abriste la puerta Estabas… con otra. Mi corazón está roto… Dolorido y no se fía de nadie. Después de mucho tiempo… Sin querer te localicé Fue inútil… Quedaste como un cobarde. Autora: Lina


                        



Imagen central: Gabriela Recio
© Brisa Diseños - Copyright, Julio 2011
para "El rincón de Lina"