Todo vive en mí... estás presente en mi sentir... tengo tu preciosa risa... tus miradas insinuantes grabadas en mi mente a fuego. Contigo conocí el amor... la satisfacción... apagabas mi sed tu roce de labios me hacía temblar. Tus dedos están pegados a mi cuerpo... cosidos de tal forma que no puedo arrancarlos de mis muslos... de mi entrepierna... siento tu palpitar en mí... solo pensarlo me hace enloquecer. Te fuiste de mi vida sin razón alguna... me abandonaste a mi suerte en un barco a la deriva te marchaste sin mirar hacia atrás... ni una mirada de ven conmigo... de odio... de súplica... con mi soledad mirándote me dejaste... te llamé... no me oíste o te hiciste el sordo yo... no sabía cómo encontrarte te llamaba a voces... a gritos... no sabía donde estabas... a todos pregunté por ti... aullaba tu nombre y nadie contestaba, algunas gaviotas decían: ya no lo encuentras... si hubiera sido antes, sí, ahora, no... ¿Por qué ahora no? si te llamé a gritos y busqué desde tu marcha? todos lo sabían... ¿Por qué...? ¿no oías mis llamadas? ¿por qué no haces caso ahora a mis ruegos? ¿por qué?... ¿por qué?... Te he amado como a nadie y... como nadie te seguiré amando aunque no pronuncie tu nombre estas en mí en todo mi ser... en mi mente dolorida... en mi cuerpo acabado... siempre has estado y estarás. Mi amante... mi querido amante... amigo siempre he suplicado tu vuelta... un escrito... un algo que me hiciera saber que estabas ahí pero no... nada sé... nada quieres... nada tengo. Ahora ya es tarde... solo quiero que me recuerdes como la mujer que más te amó... más te deseó... La que hubiera dejado todo por ti. Ahora... estoy acabada... son muchos años deseando ver esos ojos... tener de nuevo tu boca... dejar que tus manos resbalasen por mi piel. Ya... no puede ser... porque en cualquier momento... puedo desaparecer. Autora: Lina
                        




imagen enviada por "Lina"
© Brisa Diseños - Copyright, Enero 2014