Señora Juana Era la señora Juana, Una mujer mayor cuando la conocí, Era muy presumida, Agradable, simpática, cariñosa, Con sus manías como todas las personas. Yo… la quería, no sé porque, Quizá fue la confianza que me dio El cariño, con el que me trataba, Pero … la quise de verdad. Había bordado muy bien, Trabajado mucho cosiendo Y, cuando le preguntabas: ¿Qué tal Juanita? Ella te decía: Ya no valgo para nada hija, Ya no valgo nada. Le gustaban mucho los dulces, Siempre tenía bombones, Tanto su hija…como su nieta Le compraban todo lo que quería. Era su ama… su amoma… Fue la vida de la casa, La que crió a todos, La que siempre estaba dispuesta ayudar… A consolarte. En uno de mis cumpleaños… Me regaló un anillo, ese… Siempre estará conmigo. Juanita… gracias por quererme… Por querer tanto a mi hijo… Por cuidarlo…por darle tantos caprichos Gracias… por ser como fuiste… Una señora de la cabeza a los pies. Gracias señora Juana. Cuando no quiso ir más al hospital… Se despidió de mí… Sabía que se iba, Me dijo: Gracias por todo… cuídate… Adiós cariño… adiós. La recuerdo mucho a Juanita. Rezo por ella en mis oraciones… Que encuentre la paz… El sendero de la felicidad. Era una señora Se la añora… Se la echa en falta y… Se la querrá siempre. ¡Gracias! Un beso. Jamás la olvidaré. Autora: Lina