Quiero dar las gracias a esta persona, porque sin ella yo estaría perdida, sin tener ninguna obligación él se preocupa por mí, por mi salud, por todo, ve que no puedo casi moverme que mis brazos y piernas no me responden desde hace tiempo y va a peor a pasos agigantados, él me baña… pone un asiento en la bañera, porque en la ducha me puedo caer y no entramos los dos, me sienta, me lava la cabeza, me pone mascarilla, suavizante, me enjabona, me enjuaga y quita el jabón, sale de la ducha y me pone el albornoz, me pone una toalla en la cabeza ya que yo no puedo tal y como tengo mis hombros, Dios quiera me operen pronto, porque esto es bastante desagradable a mi edad estar así, él me dice que no me preocupe pero… se te baja la moral a la planta de los pies al verte así… que te lo tengan que hacer todo.

Me seca… me enrolla la toalla a mi pelo que tengo melena… me la deja puesta y mientras me va poniendo mi ropa interior ya que yo no puedo subírmela.

Me hace el desayuno, la comida, va a comprar, me dice que quiero… tiene su genio sí, pero nada más que por lo que hace por mí, le tengo que estar sumamente agradecida, ya que ninguna nuera, ningún hijo viene ayudarlo ni se preocupan. Estoy siempre sumamente cansada… muy cansada…. quisiera desaparecer de una vez, pero esto no se lo puedo decir porque se enfada y ya la tenemos, pero entre nosotros... pido a Dios que me cure o me lleve, yo ya he cumplido mi misión, bien o mal está hecha, creo yo.

Se va a trabajar y cuando viene por la noche me hace la cena, sinceramente, no nos une nada pero si le tengo que dar las gracias, estarle sumamente agradecida por hacer lo que está haciendo conmigo y mis hijos tendrían que estar igual.

Yo le suelo decir: gracias Mauro… gracias… sin ti estaría en la calle o muerta ya, no me contesta y si lo hace es para decirme, mientras yo esté, estarás aquí y después también, si después también pero… ¿cómo? ¿quién me va a cuidar como él lo hace? ¡NADIE!

Yo quiero que ésto se sepa, que sin tener ninguna obligación, esta persona me cuida como si fuera para él una hermana, una madre o un ser muy querido.

Dios le bendiga, por lo que está haciendo, por las horas que pierde conmigo aunque después esté sola el resto del día.

El ya es mayor y también se tiene que cansar, no está bien pero se esfuerza todo lo posible para que yo esté en condiciones, si le pido algo, me lo trae rápido, es un ser humano de los que quedan pocos, al que le estoy sumamente agradecida porque está portándose muy bien conmigo cosa que mis hijos, no hacen.

Gracias Mauro, por ser como eres tan humano… tan delicado haciéndome las cosas y tan bonito como me presentas los platos. Gracias… gracias de todo corazón.

Autora: Lina



                




© Brisa Diseños - Copyright, Mayo 2013